miércoles, 7 de junio de 2017

148 y punto, aparcamos esquís en Maladetas.

No hemos llegado a 150 días, pero casi, esta vez hemos esquiado ocho meses en el Pirineo, concretamente en el Valle de Benasque, desde Cerler al Macizo de Maladetas, podríamos seguir algún día más, pero bajamos el telón y empezaremos otras actividades.
Otra vez mi incombustible amigo Lucas, me ha acompañado, ya no sé quien de los dos está más enfermo, como dice algún vecino de Cerler, "tenemos la nieve en la cabeza y no nos deja razonar".
Esta vez a pesar de portear por encima del Ibón de Paderna, nos ha compensado mucho la nieve de bajada, más fácil que la esquiada en días anteriores.
Ha sido un día de sorpresas, primero se nos ha cruzado un sarrio en el primer túnel de Paso Nuevo, en la subida nos hemos encontrado a Jesús, recuperándose de la lesión de los últimos días de esquí de la temporada de remontes, cafetito en el mejor sitio, Refugio de La Renclusa, que además nos han preparado una gran comilona al descenso de nuestra actividad, grandes, muy grandes, risoto, gambones, navajas, moluscos y casi seguro que pescados allí mismo. Gracias Mari, David y compañía.
Otra cosa, esta muy importante cuando os reiniciéis a correr, no hagáis travesía al día siguiente, las piernas no responden, después de los rebotes del día anterior, me ha costado subir más de lo habitual y he estado apunto de rendirme, pero no hay nada que no cure ver unas huellas en la nieve y te marques mejorarlas, jeje.

Próxima entrada será de lo acontecido en el Gran Maratón de las Montañas de Benasque.

Jesús la próxima con nosotros
Empezamos el porteo hasta el Ibón de Paderna.
Hasta se ha duplicado Lucas, es un super heroe.

Paderna reflejado

Ibón de Paderna


En este punto, por poco aborto la subida, que agujetas tenía ...
Sigo a Lucas que me baja el ritmo y vemos lo que nos espera, huellas de bajada.

Llegaamos hasta la rimaya y media vuelta.
Cuando sepa fotografiar al sol ...
Bestial y nos ha quedado como si estuviera ensayado, lástima que he fallado con la cámara.


El último trozo maltrataba las piernas, bastante bacheado, pero mejor de lo esperado.
Transición, vuelven las zapatillas a tener uso.
 

Ganas daban de bañarse, aquí apretaba el calor.
Tal y como está Maladetas.
Todas las bajadas no tienen salida, hay que optar por la línea de subida.
Hasta pronto, pero con menos material.
 Lo dicho casi 150, pero no ha podido ser, pero #ochomesesconesquís



No hay comentarios: